Marruecos

Ya que Ryanair ofrecía vuelos a Marrakech desde Santander, decidí viajar allí en cuanto pude. Fui en el mes de octubre de 2019 con mi novio, había mucha gente pero no tanta como para agobiarse como en temporada alta.

Desde casa compramos las excursiones con Civitatis, muy recomendable. Y también el transfer de ida hacia el hotel y vuelta al aeropuerto.

El primer día llegamos allí por la noche, nos acompañaron hasta el hotel, primero en el transfer donde el taxista iba haciendo skype con su mujer por el camino… :S jaja Cuando nos dejó en una de las carreteras principales, un señor nos acompañó llevándonos las maletas en un carro mientras íbamos andando por las callejuelas hasta el hotel. Yo tenía un poco de miedo pero sus costumbres y calles son diferentes, solo es acostumbrarse.

Después de instalarnos en el hotel (cogimos uno a dos min. andando de la plaza principal) todo decorado al estilo Marroquí con sus azulejos de colores y patio interior, cenamos en la plaza de Jamaa el Fna. En la que por la noche esta lleno de puestos de comida y todos los vendedores gritan, cantan y te cogen haciendo chistes y gracietas para que vayas a cenar a su puesto.

Nos sentamos en un puesto donde nos aplaudieron al llegar y el chico decía que era Antonio Banderas. Cenamos comida típica; cuscus y diferentes tipos de carne con verduras y de postre un chupito de té marroquí, muy rico. Como consejo: tened cuidado en los puestos porque pueden timar, pedid la carta primero.

Luego dimos una vuelta y vimos el ambiente de la ciudad, con gente en moto por todas las calles y por los zocos, la plaza llena de olores diversos y gente cantando y tocando instrumentos, chicas haciendo tatuajes de henna…

El segundo día hicimos un Free tour (también lo contratamos desde España), super importante ir porque te explican todo sobre la ciudad de Marrakech, toda su historia. Visitamos la Mezquita Koutoubia, la muralla, el Palacio Bahía que es bastante grande y bonito para visitar, además de colorido. También recorrimos los zocos, una tienda de especias típicas, el barrio judío… y terminamos en la famosa plaza.

Por la tarde, estuvimos en el zoco entrando por la plaza Jamaa el Fna, donde puedes encontrar todo tipo de ropa, accesorios, decoración… venden de todo, y además es enorme. Cuando salimos me hicé un tatuaje de henna en la plaza y luego subimos a una de las terrazas de los bares para ver el atardecer y Marrakech y su plaza desde arriba. Desde allí se puede ver toda la cantidad de puestos que hay, los zocos, los edificios , la mezquita…

El tercer día fuimos de excursión a Essaouira, a la zona de costa. Visitamos el pueblo, su muralla, sus tienditas, el puerto, la lonja, el mercado y la playa, donde había mucha gente haciendo wind-surf. De camino a Essaouira paramos a sacarnos fotos con unas cabras que estaban subidas a un árbol.

Essaouira es conocido por su tranquilidad en comparación a otras ciudades importantes y también, por el pescado que se puede disfrutar allí.

El cuarto día la excursión fue a las Cascadas de Ouzoud, durante la ruta un guía Bereber de la zona nos iba explicando el recorrido. Nos contó historias de los Bereberes y nos llevó a comer comida típica a un restaurante en la montaña donde estaban las cascadas. Durante el camino vimos muchos monos y gatos que vivían en las montañas de las cascadas. Como curiosidad; como Marruecos cada día tiene más turismo, nos enseñaron un hotel que se estaba construyendo al lado de las cascadas que tendrá bastante importancia en el futuro.

Por la tarde-noche fuimos a merendar al centro comercial Menara Mall de Marrakech y a visitar la parte nueva de la ciudad.

Por si decidís ir a Marrakech, para cambiar el dinero allí, el mejor sitio es el Hotel Ali, en medio de la plaza Fna, y sale el cambio mejor que en España o aeropuertos.

El quinto y último día, en Marrakech, desayunamos un zumo de naranja en la plaza Fna (bueno todos los días lo tomábamos). No he comentado que por las mañanas en la plaza hay puestos de zumo natural y bastante barato. Después del rico zumo, comíamos una pieza de bollería en una pastelería que descubrimos.

Después fuimos a visitar los jardines Majorelle YSL, creados por el pintor francés Jacques Majorelle y restaurados por el diseñador Yves Saint Laurent.

Por último entramos a visitar el Hotel Mamounia, el hotel más lujoso de toda África. Tiene una decoración llamativa y elegante con techos y patio andaluz. Contiene fotografías y obras históticas, varios jardínes, pista de padel, piscina… (Sólo se puede entrar como visitante de 10.00 a 17.00hs. y con pantalón largo o bien, falda o vestido largo.)

Ha sido un viaje diferente con paisajes diversos y una cultura nueva a conocer. Se nota mucho el contraste comparando con España pero es maravilloso para visitar y conocer otra forma de vida.

#ensanchatumundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s